Presentación

PRESENTACIÓN

DEL PRIMER CONGRESO APOSTÓLICO MUNDIAL DE LA MISERICORDIA

La Divina Misericordia es fundamental para llegar a comprender a Cristo resucitado. Cristo resucitado es la Misericorida misma. En sus apariciones a los discípulos después de su Resurrección, Cristo muestra la insondable profundidad de su misericordia mediante su paciencia, sus enseñanzas, su amor hacia todos aceptándolos como son. Es Cristo Resucitado que nos dice a cada uno : “Esto es lo que soy. Esto es lo que vosotros podéis ser”. ¡La Misericordia es Jesús mismo ! Y la Iglesia está invitada a revivir y proclamar su realidad redentora.

La Divina Misericordia
tiene el poder de cambiar al mundo. Es una Revolución de Amor capaz de arrancar el mal y sembrar el bien en su lugar. El Papa Benedicto XVI así lo explica : “Sólo la misericordia de Dios hecha carne en Jesús, puede reparar el equilibrio entre el bien y el mal en el mundo, comenzando con ese “mundo” pequeño y esencial que es el corazón del hombre”

El primer Congreso Mundial sobre la Misericordia
El primer Congreso Apostólico Mundial sobre la Divina Misericordia tendrá lugar en Roma del 2 al 6 de abril de 2008, exactamente tres años después del día de la providencial partida del Papa Juan Pablo en la Vigilia de la Fiesta de la Divina Misericordia de 2005. El papa Benedicto XVI nos recordaba un año más tarde que : “El misterio del amor misericordioso de Dios fue el centro del pontificado de mi venerado predecesor”.

   Inspirado por el Papa Juan Pablo II
A continuación aparecen algunas de las exhortaciones a la Iglesia Universal del Papa Juan Pablo II para ser “más profundamente conscientes de” y “más motivados por” el misterio de la Misericordia Divina a lo largo de su misión. (cf.Dives in Misericordia)
"Ha llegado la hora en que el mensaje de la Divina Misericordia necesita llenar los corazones de esperanza y ser la chispa que encienda una nueva civilización : la civilización del amor”.
"Apart from the mercy of God, there is no other source of hope for mankind."
"El límite que Dios a impuesto al mal en el mundo es la mismísima Divina Misericordia”.
"La Divina Misericordia es la luz que ilumina el camino del pueblo del tercer milenio”.
"¡Qué necesidad tienen el mundo de entender y aceptar la Divina Misericordia !"


con un mensaje de esperanza :

para el mundo
“¿Qué nos depararán los próximos años ? ¿Cómo será el futuro del hombre en la tierra ? No podemos saberlo. Sin embargo, es cierto que, además de los nuevos progresos, no faltarán, por desgracia, experiencias dolorosas. Pero la luz de la Divina Misericordia, que el Señor quiso volver a entregar al mundo mediante el carisma de sor Faustina, iluminará el camino de los hombres del tercer milenio”. CANONIZACIÓN DE LA BEATA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA, HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II, 2000

para la Iglesia
"Solo así puede la Iglesia ayudar a los pueblos a descubrir el verdadero rostro de Dios y el verdadero rostro de sus hermanos”. (JP II. Homilía, canonización de la Beata Faustina, 2000)“Lo transmito (mensaje de la Divina Misericordia) a todos los hombres para que aprendan a conocer cada vez mejor el verdadero rostro de Dios y el verdadero rostro de los hermanos….. En efecto, no es fácil amar con un amor profundo, constituido por una entrega auténtica de sí. Este amor se aprende sólo en la escuela de Dios, al calor de su caridad. Fijando nuestra mirada en Él, sintonizándonos con su corazón de Padre, llegamos a ser capaces de mirar a nuestros hermanos con ojos nuevos, con una actitud de gratuidad y comunión, de generosidad y perdón. ¡Todo ésto es misericordia !CANONIZACIÓN DE LA BEATA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA HOMILÍA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II

para aquellos que sufren
“Este mensaje consolador está dirigido sobre todo a quienes, afligidos por una prueba particularmente dura o abrumados por el peso de los pecados cometidos, han perdido la confianza en la vida y han sentido la tentación de caer en la desesperación. A ellos se presenta el rostro dulce de Cristo y hasta ellos llegan los haces de luz que parten de su corazón e iluminan, calientan, señalan el camino e infunden esperanza” Juan Pablo II

para todos los credos cristianos
"La Iglesia contemporánea es profundamente consciente de que solo sobre una base de misericordia divina se podrá hacer realidad la tarea que surge de la doctrina del Concilio Vaticano II, y en primer lugar, la tarea ecuménica de unir a todos los que creen en Cristo”. (Dives in Misericordia 13)

para todas las religiones
“Existe una necesidad imperiosa en todos nosotros de entablar una mutua misericordia. Es una “palabra común” que proviene de Dios y nos invita a ello. El mundo estaría menos desierto si pudiéramos reconocer una vocación común para multiplicar las fuentes de misericordia en nuestro camino. ¿Y cómo cómo podemos dudar de esta vocación si permitimos a aquel que es Todo Misericordioso a que nos llame a sentarnos juntos a la mesa, la mesa de los pecadores ?" Fr Christian de Chergé, Padre Prior de Thiberine, Argelia.

Documents à télécharger